Navidades trágicas – Agatha Christie

La decoración navideña ya está en sus cajas esperando a que pasen otros once meses para volver a ver la luz, los villancicos ya han acallado sus voces y panderetas, y sus majestades hace días que partieron de vuelta a Oriente. Pero ya sea Navidad o no, siempre es un buen momento para leer a la reina del misterio, Agatha Christie (Devon, 1890 – Oxfordshire, 1976).

Y si os he hablado de las fiestas es porque el título que me trae aquí hoy es Navidades trágicas, aunque ya os aviso que de festivo solo tiene el título, era algo de esperar en una obra de Christie.

Estamos ante la vigesimoprimera entrega de la serie del uno de los más célebres detectives de la literatura universal, Hercule Poirot, y se puede comprobar que sus deducciones siguen tan agudas como nos tiene acostumbrados.

El multimillonario Simeon Lee, no demasiado apreciado entre sus allegados debido a su carácter, invita a todos los miembros de su familia a celebrar juntos las navidades, con alguna sorpresa guardada que espera a desvelar en el momento oportuno para causar mayor impacto. Lo que no es demasiada sorpresa, al menos para los que lo conocen, es que aparezca degollado a la mañana siguiente, en mitad de un gran charco de sangre y encerrado en su habitación. Un caso a la altura del inigualable Poirot, que tendrá que esmerarse para identificar al asesino.

Conforme va avanzando la investigación, se va descubriendo que todos los partícipes de la cena tenían tanto motivos como ocasión de haber cometido el asesinato, y Poirot tendrá que poner sus neuronas a trabajar a pleno rendimiento para encontrar al culpable. Y nunca falla, al llegar a las últimas páginas, encuentro extraordinario ver cómo todo encaja a medida que van explicando el misterio, y entonces me acuerdo de esas pequeñas pistas que nos han ido dejando como migajas y que mi cerebro (mucho más desentrenado que el del belga) no ha sabido hilar.

Algo de especial tienen estos libros con un asesinato de cuarto cerrado que tanto intriga tanto a lectores como a los detectives ficticios del caso. He leído varios libros de este subgénero y he de reconocer que no soy capaz de hallarles solución hasta que se resuelve. No soy una gran consumidora de este tipo de novelas porque me frustraría no descifrar ni uno, pero de vez en cuando me atraen. Además, me crea mucha curiosidad la forma de investigar estos casos, sin la presencia de las tecnologías y con procesos más centrados en la observación y el componente humano.

No hace mucho que hablé de La casa torcida, y es curioso cómo guardan cierta relación. En ambas historias, la víctima tiene una personalidad tan tirana e incluso sádica que le lleva a su muerte, tema que Agatha volvería a sacar a relucir en otros trabajos suyos.

Navidades trágicas está dedicada a James, cuñado de la escritora, y él le recriminaba que los asesinatos de sus últimas novelas se habían vuelto “demasiado refinados e incluso anémicos”, por lo que Christie nos presentó esta historia con mucha más sangre y violencia, considerada por muchos como una de sus grandes novelas. Y no puedo estar más de acuerdo.

Mariki García

Título original: Hercule Poirot’s Christmas
Título: Navidades trágicas
Saga: Hercule Poirot 21
Autora: Agatha Christie
Traductor: José Mallorquí Figuerola
Editorial: Espasa
Páginas: 202
Género: misterio
Fecha de publicación: octubre 2018

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: