Rivales de día, amantes de noche – Nieves Hidalgo

Nieves Hidalgo (Madrid) seduce a sus lectores con una nueva trilogía, «Un romance en Londres». Dos personalidades fuertes chocarán en su primera entrega Rivales de día, amantes de noche (Vergara). ¿Logrará imponerse el amor?

La historia no es novedosa. Chica conoce a chico. Chica no se lleva bien con chico al principio. Chica se siente atraída por chico irremediablemente. Lo interesante de estas novelas no es el final; en el 99% de los casos, los lectores acertaremos con el desenlace. Lo cautivador de estas lecturas es el camino, la seducción, la conquista. Y más si contamos con la delicadeza y el erotismo que desprende Nieves en sus libros.

Londres, principios del siglo XIX. Barbara Ross pierde a su último familiar con vida y es obligada a mudarse de Edimburgo a Londres, donde Alan Chambers, vizconde de Maine, se hará cargo de su tutela y herencia hasta que ella alcance la mayoría de edad o contraiga matrimonio. Barbara acepta a regañadientes la última voluntad de su tío, aunque no con conformidad.

En esos momentos odió ser mujer. Odió las leyes que la obligaban a depender de un hombre, como si las mujeres fueran incapaces de subsistir solas. Odió tener que esperar hasta una mayoría de edad impuesta por una sociedad rancia que, sin embargo, se la concedía a los varones años antes que a la mujer. En un futuro, las cosas cambiarían, lo intuía y soñaba, pero de momento tenía que claudicar y adaptarse a las normas. ¡Que no resignarse a ellas!

COLISIÓN DE TSUNAMIS

Alan Chambers lleva una vida apacible y tranquila hasta que le llega una petición por parte de un amigo lejano de acoger como tutor a una joven. Alan no puede negarse a semejante ruego, pero cuál será la sorpresa al ver que su pupila no es la niña que esperaba y es una preciosa joven.

La pareja choca nada más conocerse. Poseen dos personalidades férreas que pondrá fin a la paz de la casa. Ella es fuerte e independiente, no dejando que nadie decida su vida por ella. Él se las da de duro, frívolo y autoritario. Es una lucha constante de caracteres, cada uno sin ceder ni un ápice en sus posturas, sin poder evitar el deseo que va surgiendo. Un contraste de emociones: Euforia y malhumor, atracción y rechazo.

AÑADAMOS MÁS PIMIENTA

Si ya de por sí la vida en la mansión del vizconde ha sido alterada debido a la presencia de la muchacha, se suman los problemas de una maldición causada por una esmeralda, uno de los famosos Ojos de Taimir, propiedad del tío de Barbara.

Y en toda novela romántica es indispensable contar con personajes secundarios que estén a la altura de los protagonistas. Todo el servicio bajo el mando del vizconde es encantador, pero las reinas en este aspecto son Charlotte y Lili, abuela y sobrina de Alan respectivamente. Una aporta la madurez y el sentido común que se gana con la edad, la otra nos enamorará con su ímpetu y rebeldía juvenil.

LAS DOS CARAS DE UNA MISMA SOCIEDAD

En esta historia de amor también tiene cabida un poco de crítica social, en especial respecto a los más desfavorecidos. Las diferencias en las clases sociales son muy evidentes. Unos acuden a bailes de salón mientras otros imploran un mendrugo de pan. Y esto solo depende de la suerte de nacer a un lado u otro de la balanza.

La aristocracia, o sea nosotros, somos propietarios de casi el setenta por ciento de la riqueza del país. Los únicos que podemos dar una educación a nuestros hijos. Los pobres, por el contrario, deben abandonar muchas veces a los suyos en asilos para que, en ocasiones, sean vendidos como mano de obra a las industrias. He visto a demasiados chiquillos trabajando en las minas. Eso, en el mejor de los casos. Los que no tienen tanta suerte, pululando por las calles prostituyéndose y engordando las bolsas de los desgraciados que los explotan.

Un aspecto que me ha llamado mucho la atención y desconocía hasta el momento tiene lugar en uno de los mencionados bailes de salón. He leído varias novelas en los que aparecen, la más célebre, Orgullo y Prejuicio. Pero nunca había aparecido hasta entonces la libreta de baile. En el siglo XIX y comienzos del XX, los aristócratas y la alta burguesía ofrecían recepciones a sus amigos. Una de las principales atracciones eran las danzas. Las damas tenían un carné donde apuntaban los nombres de los caballeros que les habían solicitado una pieza y el título de esta. Y es que las normas de cortesía y protocolo eran muy estrictas durante el Romanticismo y la época Victoriana, y era fácil ofender a un conocido si no se seguían.

ELEGANCIA Y SENCILLEZ

No es mi primera novela de esta escritora ni la única que he reseñado por aquí, como pudisteis ver con Alma vikinga. Soy lectora asidua de sus obras, con cada una me enamora un poquito más. Nieves escribe con un estilo refinado, muy fluido que hará que las páginas se deslicen por tus dedos y avances sin darte cuenta. Disfruto con novelas de este calibre, para qué negarlo. Ligeras, sencillas, delicadas y sin muchas disyuntivas. Próxima parada: Ódiame de día, ámame de noche.

Mariki García

Título: Rivales de día, amantes de noche
Serie: Un romance en Londres 1
Autora: Nieves Hidalgo
Editorial: Vergara
Páginas: 286
Fecha de publicación: julio 2018

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: