La mala costumbre de morir – Daniel P. Carazo

Una vez más me he adentrado en el universo zombie y, para mi sorpresa, me he encontrado con una obra fresca, original y que poco tiene que ver con lo que había leído hasta ahora sobre el tema en cuestión. La mala costumbre de morir de Daniel P. Carazo (Madrid, 1991) nos adentra en una sociedad devastada por diferentes catástrofes, la última de las cuales es la llegada del virus que te convierte en zombie y con la que la humanidad estuvo al borde de la desaparición. Pero a diferencia del resto de novelas del género, el inicio de esta historia no tiene lugar justo en el momento de la aparición del brote, sino décadas después, con lo que los supervivientes ya están organizados y poco se recuerda de la era prezombie.

Nuestro protagonista es Alexis Campoy, un joven de 15 años para el que internet, los móviles, la televisión y un largo etcétera no significan nada, simplemente es algo que le suena a chino cuando alguno de sus mayores se pone a narrar batallitas de su juventud.

En la Nueva Mancha, lugar donde vive y es cadete del ejército, se dedica a dejar pasar los días inmerso en la rutina. Poco o nada sabe de lo que hay más allá de las fronteras de su territorio. Solo que los infectados siguen siendo el enemigo al que combatir, y que no hay forma de vida mejor que la que llevan en su región.

Hasta que una noche todo cambia y debe abandonar la seguridad que conocía hasta entonces.

Con un gran sentido del humor, el escritor nos va narrando una historia que poco tiene de graciosa. No estamos ante una novela de terror, aunque la intriga y las situaciones de gran tensión se sucederán a lo largo de sus páginas.

La sociedad que nos presenta el autor madrileño oscila entre la desesperanza y la esperanza. Como he dicho antes, a pesar de estar integrada en el universo zombie, no es una novela de terror, aunque a veces sientes una especie de temor porque algunas de las ideas que encontramos nos hacen recapacitar sobre la cantidad de cosas que se están haciendo mal en el mundo y que, probablemente, si no nosotros, las siguientes generaciones sufrirán sus consecuencias.

Lo que más me ha gustado y sorprendido es ver cómo la gente ha seguido adelante, se ha ido adaptando a la situación y eso, como siempre, ha hecho que salga a relucir lo mejor del ser humano, aunque también lo peor. El panorama que nos plantea el autor está perfectamente bien ilustrado, vemos cómo la naturaleza ha ido recuperando su territorio y cómo la gente se ha ido reorganizando en diferentes regiones.

El tono ligero y humorístico es predominante en La mala costumbre de morir. Sus más de 500 páginas te sabrán a poco y querrás leer más y más para saber el desenlace y la lectura fluirá ágilmente.

En cuanto a los personajes me han resultado entrañables y te conquistarán desde el inicio. Aunque aquí viene mi único «pero», Alexis es un chaval de 15 años y aunque es inocente e ingenuo, en ocasiones no podía evitar pensar en él como en alguien más adulto porque no me cuadraba su edad con lo que tenía que decidir o llevar a cabo. Sé que estamos en una hipotética sociedad en la que la gente ha tenido que madurar de golpe y que probablemente no sería tan raro encontrarse a jóvenes comportándose como Alexis.

Por lo tanto, seas amante del género zombie o no, te recomiendo la lectura de La mala costumbre de morir, una novela original, llena de aventuras y que te invita a la reflexión.

Marta Pérez

Título: La mala costumbre de morir
Autor: Daniel P. Carazo
Editorial: autopublicado – Amazon
Páginas: 593
Género: aventuras, zombies
Fecha de publicación: diciembre 2019

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: